La Briseña

de Carlos Pérez Siquier

Le nombran La Briseña por estar situada frente a la ciudad de Pechina, antigua Bayyana, floreciente puerto mediterráneo según relatan historiadores y geógrafos árabes del siglo X. La brisa del mar llegaba hasta la puerta de mi casa, de ahí su denominación en el pueblo de Benahadux, al que pertenece catastralmente, siendo en el Ruiní, donde está situado, el lugar de reunión del más importante sufismo de entonces, filosofando de lo humano de este mundo y de lo divino del más allá.

En 2003 el Ministerio de Cultura le concede el Premio Nacional de Fotografía. Su trabajo es un alegato subjetivo, moderno y personal de sus vivencias y paisajes cotidianos vinculado siempre a su tierra. En 2006 inaugura su exposición monográfica Al fin y al Cabo en el Centro Andaluz de la Fotografía, recibiendo en PhotoEspaña 2013 el premio Bartolomé Ros a su trayectoria. En octubre de 2017, la Fundación Ibáñez Cosentino inauguró el Centro Pérez Siquier, donde puede disfrutarse de gran parte de su trabajo, en este primer museo dedicado exclusivamente a la obra de un fotógrafo en España.